LA MEJORA DE LA PIEL DE NUESTRO HOGAR

La actualidad nos está llevando hacia modelos energéticos que ponen un fuerte énfasis en la eficiencia energética y las energías renovables. Con el objetivo claro de reducir el consumo, combatir el cambio climático y, no menos importante, mejorar la salud y la calidad de vida de las personas. El objetivo es generalizar la idea de edificios de consumo casi nulo o muy cercano a cero, construcciones que requieran muy poca energía, preferiblemente de origen renovable.

El potencial de la rehabilitación energética

La mayoría de los edificios energívoros actuales datan de antes de los años 80. La forma en que construimos, vivimos y rehabilitamos nuestros hogares guarda una relación directa con la salud de nuestro planeta y, al mismo tiempo, con nuestra propia salud. Los esfuerzos para rehabilitar el parque inmobiliario existente deben centrarse principalmente en:

  1. Reducción de la demanda energética mediante la actuación en la piel de los edificios (sistemas pasivos: se consideran medidas pasivas aquellos elementos constructivos del edificio que disminuyen la demanda energética necesaria para su calefacción y refrigeración).
  2. Reducción del consumo de energía mediante la actuación en las instalaciones (sistemas activos).
  3. Aportación de energía de origen renovable.
  4. Incorporación de una cultura de rehabilitación consciente y sostenible.
  5. Mejora de los hábitos de uso y consumo de los usuarios del edificio.
Diagrama

Descripción generada automáticamente

Rehabilitación energética de la piel de los edificios: el aislamiento

La rehabilitación energética de nuestro hogar es una inversión inteligente con numerosos beneficios tanto para los propietarios como para sus habitantes y, al mismo tiempo, para el medio ambiente. Este proceso implica la implementación de mejoras estudiadas y conscientes en la eficiencia energética de nuestro hogar con el objetivo de reducir el consumo de energía y, en última instancia, los costos asociados.

El primer objetivo al plantear una mejora energética es actuar sobre la envolvente. La cáscara exterior, la superficie externa del edificio, actúa como una barrera que nos aísla del mundo exterior. Tres motivaciones principales impulsan la mejora de nuestros hogares:

  1. Ahorrar dinero en la factura de energía.
  2. Mejorar la salud y el confort de nuestra familia.
  3. Aumentar el valor de la propiedad mediante la mejora realizada.

Un estudio reciente de la Comisión Europea destaca que la reducción de los costos energéticos y la mejora de la salud y el confort son factores cruciales para los consumidores interesados en renovaciones energéticas. Las razones para llevar a cabo una renovación pueden ser diversos eventos o circunstancias que fomenten la decisión de invertir en renovaciones energéticas. El estudio define los desencadenantes o motivaciones como «momentos oportunos en el ciclo de vida de un edificio, por ejemplo, desde una perspectiva de rentabilidad o disrupción, para llevar a cabo proyectos de renovaciones de eficiencia energética».

En las Recomendaciones de la Comisión Europea sobre renovación de edificios de 2019 se diferencian tres categorías de desencadenantes: una transacción, una renovación más amplia ya planificada no relacionada con la energía y un desastre/incidente como incendios, terremotos o inundaciones. De forma más detallada, estos son los principales motivos o desencadenantes para llevar a cabo una rehabilitación energética:

¿Cómo lo planteamos?

Es crucial abordar cualquier intervención de rehabilitación con una estrategia y una planificación detalladas, considerando los diferentes sistemas constructivos y materiales, ya que no todos son iguales. 

Diferentes sistemas constructivos pueden mejorar el aislamiento de la piel exterior de los edificios según los problemas o patologías existentes:

Gráfico

Descripción generada automáticamente

En el caso de las fachadas, la mayor superficie en contacto con el exterior, podemos mejorar el comportamiento de la parte opaca y reducir las pérdidas con diversas actuaciones:

ACCIONES EN FACHADAVENTAJASINCONVENIENTES
Aislar por el interior con placas de aislamiento: trasdosadoNo es necesario estructuras adicionales.
No se modifica el aspecto exterior del edificio. Por lo tanto, puede ser la única solución en edificios con un grado de protección urbanística.
Puede llevarse a cabo en todos los edificios, ya sea que tengan cámara de aire o no.
Solución bastante costosa.
Causa molestias a los ocupantes del edificio (puede ser incompatible con el uso de la vivienda).
Se realizan trabajos de afectación importantes (por ejemplo, instalaciones).
Disminuye la superficie habitable.
No resuelve el problema de los puentes térmicos.
Es necesario analizar el posible efecto sobre las condensaciones en el interior del trasdosado.
Rellenar la cámara de aire con aislamiento insufladoFácil de ejecutar (no se necesitan estructuras adicionales).
No se modifica el aspecto exterior del edificio.
Solución poco costosa y rápida.
No se resuelven los puentes térmicos.
No se puede controlar de manera eficaz la correcta colocación del aislante.
Solo se puede realizar cuando hay cámara de aire y esta está libre de escombros, pero no cuando esta cámara se utiliza para ventilar la pared.
Aislar el exterior con placas de aislamiento: SATE o fachada ventilada, Que llueva, que lluevaSe eliminan los puentes térmicos.
Protección eficaz de la estructura ante patologías.
Mejora la estanqueidad al agua y al viento de la fachada.
Se puede realizar haya o no cámara de aire.
Se renueva el aspecto exterior del edificio.

Puede modificarse el aspecto exterior de la fachada (fachadas con molduras o de obra vista).
Puede ser contrario a ordenanzas o normativa urbanística. Que también pueden limitar el grosor del aislamiento.
La ejecución puede ser difícil y costosa, dependiendo de las entradas y salidas de la fachada o de las instalaciones fijadas a las paredes exteriores.

Fuente fotografías: URSA

En relación a las cubiertas, también se pueden tomar medidas para mejorar el aislamiento:

ACTUACIONES A CUBIERTAVENTAJASINCONVENIENTES
Aislar por el interior con placas de aislamiento: trasdosadoSobre falso techo - URSA IbéricaNo es necesario usar bastidores.
No se modifica el aspecto exterior del edificio, por lo que puede ser la única solución en edificios con un grado de protección urbanística.
Puede realizarse en todos los edificios, haya o no cámara de aire.
Solución bastante costosa.
Provoca molestias a los ocupantes del edificio (puede ser incompatible con el uso de la vivienda).
Se realizan trabajos de afectación importantes (instalaciones, por ejemplo).
Disminuye la superficie habitable.
No resuelve el problema de los puentes térmicos.
Es necesario analizar el posible efecto sobre las condensaciones en el interior del trasdosado.
Rellenar la cámara de aire con aislamiento insufladoRehabilitación: Sistema REDIn | Cubierta inclinada | ROCKWOOLFácil de ejecutar (no se necesitan bastidores).
No se modifica el aspecto exterior del edificio.
Solución poco costosa y rápida: se puede aplicar en falsos techos o debajo de cubiertas inclinadas con alféizares de sobremuro.
No resuelve los puentes térmicos.
No se puede controlar de manera efectiva la correcta colocación del aislante.
Solo se puede realizar cuando hay cámara de aire y esta está libre de escombros.
Aislar el exterior con placas de aislamiento:Cubierta Invertida - URSA IbéricaSe eliminan los puentes térmicos.
Protección efectiva de la estructura contra patologías.

Puede modificarse el aspecto exterior de la cubierta.
Puede ser contrario a ordenanzas o normativa urbanística. Que también pueden limitar el grosor del aislamiento.
La ejecución puede ser difícil y costosa, dependiendo de la geometría de la cubierta y las instalaciones que soporta.
No es una solución válida para cubiertas ‘frías’ (el sobrecubierta está ventilado hacia el exterior).

Fuente fotografías: URSA

Además del sistema constructivo, el tipo de material aislante es otro elemento clave a la hora de decidir cómo aislar nuestro hogar. Todos los materiales tienen la misma finalidad, pero no ofrecen las mismas prestaciones en términos de aislamiento (cuanto menor sea la conductividad, mayor será el aislamiento), difusividad térmica (cuanto menor, mayor protección contra el calor), sostenibilidad (derivados del petróleo y su relación con el calentamiento global), resistencia a la humedad, cualidades acústicas o resistencia al fuego:

2024-01-18t10_59_08

Para la parte transparente, podemos actuar sobre las ventanas de forma genérica sustituyendo, instalando o mejorando:

ACTUACIONES A VENTANASVENTAJASINCONVENIENTES
Sustituir el vidrio simple por un vidrio aislante con cámara de aireTambién mejora el aislamiento acústico.
Aprovecha el marco existente.
Normalmente se deben reemplazar los marcos, ya que el ancho del nuevo vidrio es incompatible.
Los vidrios antiguos no se pueden reutilizar.
Instalar una doble ventana
Solución menos costosa y más simple que sustituir toda la ventana.
También mejora el aislamiento acústico.
Riesgo de condensación.
Doble trabajo de mantenimiento y limpieza.
Mejorar la estanqueidad con gomas y juntasTambién mejora el aislamiento acústico.
Aprovecha el marco existente.
Muy económica.
No mejora el comportamiento térmico: aislamiento, ya que solo actúa sobre las infiltraciones de aire.

Desde un punto de vista del tipo de actuación, podemos mejorar:

Tabla

Descripción generada automáticamente

En cuanto a las ventanas, podemos actuar de manera genérica sustituyendo, instalando o mejorando, con una atención especial a la estanqueidad al aire para evitar infiltraciones no deseadas y mantener una buena calidad del aire interior. Humedades y hongos por condensación posteriores al cambio de unas ventanas de madera por unas de PVC con vidrio doble:

En un escenario de rehabilitación energética donde se mejora la estanqueidad de la vivienda, es necesario abordar los sistemas de ventilación mecánica para asegurar una óptima calidad del aire interior.

Diagrama

Descripción generada automáticamente

Invertir en la rehabilitación energética de un hogar es una decisión inteligente que aporta notables ventajas, tanto para los residentes como para la preservación del medio ambiente. 

Este proceso consciente incluye mejoras estudiadas para aumentar la eficiencia energética, con el objetivo de minimizar el consumo de energía y, finalmente, reducir los costos asociados, junto con la mejora de la salud, el confort y el aumento del valor de los inmuebles.